Por Blanca Muela

COPYWRITING PARA ABOGADOS

DESCUBRE CÓMO CAPTAR MÁS CLIENTES A TRAVÉS DE LA WEB DE TU DESPACHO UTILIZANDO EL COPYWRITING COMO ALIADO

Sé por experiencia cercana que el copywriting jurídico es algo a lo que no se le ha dado la suficiente importancia

Dos de mis tres hermanos son abogados, por eso sé lo que me digo. 

Están acostumbrados a nadar entre palabros rimbombantes, burofaxes y correos electrónicos infumables. 

Por esa razón, extrapolan el lenguaje de su profesión a la comunicación con sus consumidores finales, los cuales tienen poco o nada que ver con el sector de las leyes. 

Pero no hace falta tener familiares o amigos abogados para saber esto.

Con una simple búsqueda en Google, aparecen miles de resultados de páginas de abogados, en su mayoría calcos las unas de las otras. 

El teléfono, la dirección y alguna frase inspiradora son los elementos que suelen formar parte de este tipo de webs, donde la personalidad brilla por su ausencia. 

De hecho, parece que exista un miedo generalizado a sobresalir de entre el resto de compañeros, por si acaso el llamar la atención de alguna forma les fuese a perjudicar. 

Por suerte o por desgracia, la era de los negocios online ha llegado para quedarse. 

Ya da igual si tienes un despacho a pie de calle, la gente quiere cotillear tu negocio por internet. 

Así que, tarde o temprano, tendrás que ponerte las pilas con esto que es una carta de presentación y que habla por ti: tu web.

*Entiendo que si estás aquí y has leído hasta este punto es porque o eres abogado o algo tienes que ver con ellos (eres copywriter, por ejemplo). Por eso, a partir de ahora te trataré como letrado y esto será una clase particular de copywriting.

¿CÓMO CONSEGUIR MÁS Y MEJORES CLIENTES?

Invirtiendo en copywriting.

Como ves, me gusta ser clara. 

Puede que ya tengas una web con la que, hasta ahora, no te ha hecho falta defenderte y por eso no te preocupas demasiado por tener visibilidad en internet o no.

Además, nunca has creído que eso del marketing digital tuviera algo que ver con tu profesión.

Te cuento un pequeño secreto: todos (o el 99,9%) de tus potenciales clientes usan internet a diario.

Y cuando alguien necesita un abogado, escribe en el buscador de turno “abogado + la ciudad que corresponda” y mira a ver qué se cuece.

Desde mi punto de vista, tienes que saber que la cuestión no es solo conseguir clientes que llegan hasta ti de forma azarosa. 

La cuestión es conseguir los clientes que son verdaderamente afines a ti y tu manera de trabajar y que están dispuestos a pagarlo. 

Adivina: la guerra de precios y de clientes tóxicos se combate con una herramienta muy elegante.

Sí, esa herramienta es el copywriting.

Pero para hacer que el copy funcione (porque no es todopoderoso, te advierto), es necesario saber unas cuantas cosas sobre tu propio negocio. 

En primer lugar, debes saber quién es tu potencial cliente. Lo que también se conoce como cliente ideal. 

Esa persona que no va a tener problema en pagar tus honorarios porque no quiere que cualquiera le lleve el caso, quiere que se lo lleves TÚ.

Así que...

¿CÓMO DEFINIR A NUESTRO CLIENTE IDEAL?

Primero necesito que contestes a esto:

¿Sabes a quién te diriges?

Quiero pensar que te encanta tu trabajo y que por eso dedicas tu vida a él.

Aun así, ¿cuántas veces has aguantado situaciones con clientes que eran innecesarias?

Puede que en alguna ocasión ese cliente que tenía que pagarte se hizo demasiado el remolón y tuviste que emplear tiempo, sudor y lágrimas en conseguir que lo hiciera.

También está la posibilidad de que tu búsqueda de “copywriting para abogados” no haya sido por necesidad, porque por suerte tienes clientes de sobra.

Está bien. 

Pero ahora dime, ¿te gustaría trabajar con cualquier cliente que llame a tu puerta o solo con los que realmente consideras “tu cliente ideal”?

Aunque ahora te parezca una utopía, esto es posible. 

Si tu web tiene unos textos trabajados y una buena imagen, conseguirás que un tanto por ciento (alto) de las visitas que llegan hasta ella quieran hablar contigo. 

Esto se consigue filtrando muy bien lo que quieres transmitir y para quién. 

Tu cliente ideal es aquel que se identifica contigo, con tu personalidad y con tus valores de marca. Se enamora de tu trabajo y es capaz de reconocerte en cualquier parte. 

Y para conseguir saber quién es ese cliente ideal, hay que investigar y analizar a tu público objetivo. 

Una vez tengas este avatar claro y tengas una buena estructura basada en copywriting en tu web, este tipo de clientes te contratarán a ti antes que a alguien de tu competencia. 

Te lo aseguro.

Pero…

Si no consigues crear un buyer persona (avatar) que represente a tu público objetivo, estarás muy perdido a la hora de definir tu discurso.

Empieza por: 

  • Clasificar al público al que te diriges: particulares, medianas empresas, emprendedores, grandes corporaciones… etc.
  • Analiza su situación demográfica: edad, sexo, necesidades, aficiones, formación, cultura…
  • Observa la clientela de la competencia directa: eso te va a dar mucha información de si vas por buen camino.
  • Crea un avatar que represente a este segmento de población al que te diriges. Puedes ponerle nombre y foto si te es más fácil. 

Aquí te dejo un enlace para que descargues un mapa de empatía que puedas rellenar para aclarar tus ideas en cuanto a esto. 

UTILIZA EL MISMO LENGUAJE QUE TUS POTENCIALES CLIENTES

El principal problema con el que me he encontrado en las webs de abogados es que, aparte de ser todas iguales, utilizan un lenguaje demasiado técnico. 

Dan por hecho que la visita que llega hasta ahí va a entender todo ese párrafo donde enumeran todo lo que hacen. 

Por eso, centrémonos. 

La profesión de abogacía es comúnmente conocida. Es sabido por todos el trabajo que desempeña un abogado. 

Por eso no es necesario explicar al dedillo cuál es tu función en sí. 

PERO

Aquí estamos para diferenciarnos, y eso es lo que importa a la hora de escribir los textos en nuestra web.

El lector tiene que saber por qué elegirte a ti y no al de al lado. 

Te dedicas a la abogacía sí, pero seguro que con ciertos matices.

Matices que solo tienes tú. 

Y estos son los que te van a representar a partir de ahora.

Además, el lenguaje que se va a utilizar para detallar esos matices puede ser correcto, pero no técnico. 

Al lector no le importa que sepas decir de carrerilla muchas palabras difíciles.

Le importa que le soluciones la papeleta. 

Y eso es lo que tienes que contarle: CÓMO le vas a ayudar.

Piensa en tu avatar y escribe como si le hablases a él/ella, mirándole a los ojos e intentando que entienda todo lo que le cuentas. 

Así es la única forma de conectar con su parte más emocional.

Haciéndole sentir único.

Y AHORA, VA UNA LISTA DE COSAS A TENER EN CUENTA EN LA WEB DE TU DESPACHO

Puede que se la encargases a alguien en su día, o puede que ni siquiera tengas una. 

Pero, como te decía al principio, tarde o temprano ese lavado de cara digital tiene que llegar.

Tu web es un portal donde la puerta siempre está abierta a un mercado cada vez más exigente.

Esta es una parte más de tu negocio, por eso debes cuidarla con el mismo cariño que al resto de partes que te conforman como profesional.

La estrategia de comunicación que sigas en tu página web va a determinar en gran medida los resultados que puedes obtener de ella, es decir, si vas a conseguir más solicitudes de presupuesto de tus potenciales clientes y, por consecuencia, más beneficios.

Para conseguirlo te facilito una pequeña lista de cosas a tener en cuenta a la hora de mejorar (o comenzar) la página web de tu despacho de abogados.

Vamos allá:

  1. Ponlo siempre fácil. Esto parece una obviedad, pero no lo es. A veces creemos que por escribir más o recargar nuestra web con pestañas y botones vamos a parecer más profesionales. Y no, para nada.
  1. Guía a tus visitas por tu web. Cuéntales qué va a pasar cuando se pongan en contacto contigo a través del formulario para que se sientan seguros y en confianza.
  1. En cada una de las pestañas de tu web, deja una sola llamada a la acción. Esto quiere decir que, por ejemplo, si están leyendo tu “sobre mí” dejes un solo botón que les dirija al blog, por ejemplo. 
  1. Me reitero en lo del lenguaje sencillo. De verdad, facilita mucho las cosas. Ni técnico ni vulgar.
  1. Pide testimonios a tus clientes. Esta es una prueba irrefutable de tu buen hacer en tu trabajo y, además, todo el mundo mira las opiniones antes de fiarse de contratar a alguien.

Bien. 

Estos son consejos básicos y (muy) sencillos que pueden hacer que tu web mejore desde ya mismo. 

Pero si quieres ir un pasito más allá, te dejo aquí el link para que descargues un Ebook (¡gratis!) donde te explico con más detalle cómo hacer que tu web sea más atractiva de cara a conseguir clientes. 

Clientes ideales, ojo. 

Y ya estaría todo. 

Si te ha gustado puedes dejarme algún comentario chulo que me anime a seguir escribiendo y, si te da corte, también puedes compartirlo con tus compañeros de profesión.

¡Compartir es vivir! 

2 comentarios en “COPYWRITING PARA ABOGADOS”

  1. Me encanto! Es justo en lo qie estoy trabajando! Algo real y distinto a lo formal y obsoleto que ofrecen todos los abogados
    Poca empatia y sensibilidad con el cliente genera mucha mucha distancia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright ©️ Blanca Muela
Desarrollo por MKTN